domingo, 5 de abril de 2009

Trastorno de identidad disociativo (personalidad múltiple)

En 1976, Sally Field ganó un Premio Emmy por su representación de Sybil, una mujer con al menos 16 personalidades diferentes. Esa condición, conocida como trastorno de personalidad múltiple o trastorno de identidad disociativa (MPD/DID), es uno de los diagnósticos psiquiátricos más controversiales. De hecho, la controversia es de tal grado que algunas personas en el campo psiquiátrico creen que MPD/DID ni siquiera existe.

De acuerdo con al menos una referencia estándar de trastornos psicológicos, el DSM-IV, MPD/DID se define por tres características principales: al menos dos o más personalidades distintas que existen en un individuo, con cada personalidad siendo dominante (en control) en diferentes momentos. El comportamiento del individuo es determinado por la personalidad que sea dominante en algún momento dado. Cada una de las personalidades separadas y distintas dentro del individuo es compleja y está integrada con sus propios patrones conductuales, relaciones sociales y nombre. En general hay una identidad principal que es bastante pasiva, en momentos deprimida, y tiene el nombre del individuo. Existen diferencias en las funciones fisiológicas del otro lado de las personalidades, por ejemplo, diferente tolerancia al dolor, presencia o ausencia de ciertas alergias o enfermedades, como asma o incluso diabetes melitus.

Además del criterio antes mencionado cuando se diagnostica MPD/DID, los terapeutas también buscan la incapacidad de un paciente para recordar importante información personal o ciertos lapsos de tiempo (en los que tal incapacidad no puede explicarse por olvido normal.) Ellos también buscan situaciones en las que el trastorno de personalidad que sugiera MPD/DID no pueda ser explicado por abuso de sustancias o por una condición médica general.

¿Qué Es lo que Causa MPD/DID?

En general se cree que MPD/DID es causado por trauma extremo y prolongado en la niñez, como abuso físico y/o sexual en la niñez. Algunos psiquiatras creen que otro trauma extremo y prolongado como ser sujeto de combate, desastres naturales, o abuso emocional severo puede causar MPD/DID. La teoría es que para lidiar con tal trauma extremo y prolongado, un niño creará personalidades alternativas para separarse y de esa manera lidiar con el trauma presente.

De acuerdo con expertos en el campo, la personalidad original de una persona con MPD/DID con frecuencia no está consciente de las otras personalidades distintas alternativas. El control del individuo cambia a una personalidad alternativa mediante factores desencadenantes que con frecuencia están relacionados de alguna manera, al menos en la mente del paciente, con el trauma subyacente que provocó el trastorno. Cuando el control regresa a la personalidad original, algunos pacientes no recuerdan nada del momento en el que estaban bajo el control de una de las personalidades alternativas, mientras que otros sí lo recuerdan. Básicamente, DID es la incapacidad de integrar juntas la función de la memoria de la persona, su conciencia, y su identidad.

¿Quién Es Más Susceptible a MPD/DID?

Aunque se cree que la raíz del MPD/DID ocurre en la niñez, generalmente no se diagnostica hasta la adolescencia o adultez. Se cree que la condición permanece inactiva durante muchos años (por ejemplo, hasta que una persona llegue a sus 30 ó 40 años), pero indudablemente se desarrolla en la niñez. Una amplia mayoría de pacientes diagnosticados con MPD/DID son mujeres, aunque algunas personas en el campo de la psiquiatría creen que la frecuencia de la condición en hombres es mayor que la diagnosticada. Las personas con DID tienen altas puntuaciones en las medidas de su capacidad disociativa y su capacidad de ser hipnotizadas.

Tratamiento para MPD/DID

Aunque diferentes terapeutas usan diferentes técnicas para tratar MPD/DID (como lo hacen con muchas condiciones psicológicas), existen cuatro elementos para el tratamiento de MPD/DID que parecen ser ampliamente aceptados por expertos en el campo:

  • Primero, el terapeuta debe diagnosticar la condición y comunicar la condición al paciente. Su tarea se considera bastante difícil, debido a que el paciente con frecuencia podría reaccionar con temor e incredulidad.
  • Segundo, el terapeuta debe ganar la confianza de la persona. Esto también se considera bastante difícil, debido a que la confianza debe ganarse de cada una de las distintas personalidades del paciente.
  • Tercero, el terapeuta debe ayudar al paciente a enfrentar y trabajar con el trauma original que hay debajo del MPD/DID. Dependiendo de la severidad de la condición del paciente, esta parte del proceso puede tardar meses o años.
  • Y finalmente, el terapeuta trata de ayudar a que el paciente una, o integre, la personalidad (o personalidades) alternativa diversa y distinta de vuelta a la personalidad original del paciente.

Un Diagnóstico Controversial

La controversia alrededor de MPD/DID preocupa sobre si es una condición muy poco diagnosticada, o una condición que en muchas ocasiones es diagnosticada por equivocación (y por lo tanto demasiado diagnosticada). Por consiguiente, existen estimados ampliamente variantes de cuántas personas padecen este trastorno.

Profesionales en salud mental que se adhieren a la teoría anterior estiman que la incidencia de MPD/DID en la población en general es del al menos 1%, y algunos creen que el porcentaje es mucho más alto. Ellos creen que debido a que con frecuencia MPD/DID está acompañado por otras condiciones psicológicas (a menudo severas) como depresión, fobias, y/o abuso de drogas o alcohol, a menudo se pasa por alto o se diagnostica por equivocación.

Por el contrario, una creciente mayoría de la comunidad en salud mental creen que MPD/DID es (o al menos ha sido) demasiado diagnosticado, un diagnóstico llamado "pasajero". Ellos creen que, aunque MPD/DID existe, es una condición extremadamente rara que ocurre sólo en un pequeño puñado de personas muy trastornadas. Algunas personas entre este grupo de practicantes creen que el diagnóstico algunas veces es de naturaleza iatrogénica, lo cual significa que el terapeuta, al buscar demasiado intensamente una condición en particular, en realidad podría causar que el paciente crea que padece esa condición, provocando que muestre los síntomas. Esto hace que el diagnóstico de MPD/DID sea un tipo de profesía que tiende a cumplirse por su propia naturaleza. Incluso existe un pequeño subgrupo en la comunidad en salud mental que cree que la condición podría no existir en absoluto.

Aquellos que creen que MPD/DID es demasiado diagnosticado (o que no existe en absoluto) señalan numerosas razones para esta creencia, incluyendo:

  • El problema antes mencionado con el diagnóstico iatrogénico
  • La falta de literatura médica referente a una condición con síntomas parecidos o cercanos a los de MPD/DID antes de la introducción de un diagnóstico oficial de MPD/DID en la profesión de salud mental
  • El aumento repentino de especialistas en MPD/DID y diagnósticos de MPD/DID cuando tal diagnóstico se puso de moda por primera vez, y la disminución posterior de diagnósticos y especialistas

Dada la controversia entre practicantes, ¿entonces qué es lo que concluye el público en general sobre MPD/DID? ¿Ésta es una condición muy poco diagnosticada, una condición que no existe en absoluto, o algo intermedio?

Aunque es prácticamente imposible de probar (debido a la complejidad de la condición y diagnóstico, así como de la naturaleza de "ciencia suave" de la psicología en general), la mayoría de los practicantes parecen creer que la manifestación clínica de MPD/DID es una condición real pero extremadamente rara.

De acuerdo con Dr. Jeffrey Miner, un psicólogo clínico y forense en el área de Boston, quien ha evaluado a acusados de crímenes que afirman padecer MPD/DID, "Estoy convencido de que MPD/DID existe, pero igualmente estoy seguro de que los casos genuinos son bastante raros." Dr. Miner también señala que aunque él creía que había una cualidad semejante a la moda en el diagnóstico y que podría haber sido demasiado diagnosticado durante algunos años, la mayoría de practicantes son muy cuidadosos antes de hacer un diagnóstico de MPD/DID. Dr. Miner también indica que realistamente, tal diagnóstico sólo debería hacerse en el transcurso de un periodo considerable de tiempo, no con base sólo en algunas entrevistas con un cliente.

Buscando Ayuda

Finalmente, Dr. Miner apunta que su usted cree que sufre de un trastorno de personalidad múltiple, o está preocupado porque está padeciendo periodos de amnesia por varios eventos, no trate ni diagnostique la condición. En lugar de eso, enfatiza Miner, usted debería encontrar un psicólogo o psiquiatra calificado autorizado quien practique terapia y discuta sus preocupaciones abierta y honestamente.

FUENTES ADICIONALES:

American Psychiatric Association
http://www.psych.org/

American Psychological Association
http://www.apa.org

International Society for the Study of Dissociation
http://www.issd.org

1 comentario:

Antonella Ponce dijo...

yo tengo un caso de tid que comparto en mi blog lahabitaciondelasvoces.blogspot